20 de abril de 2021
lenguado_mar_chiquita

EL PASTO SE FUE Y EL LENGUADO PICÓ FUERTE EN LA BOCA DE MARCHI

Las condiciones mejoraron en la desembocadura de la Laguna de Mar Chiquita y trajo buenas noticias: el primer fin de semana del 2021 arrojó una interesante y por demás rendidora pesca de lenguados, para alegría de los fanáticos que se hicieron presentes en este tradicional pesquero. El dato llamativo: todos los ejemplares superaron los 3 o 4 kilos y algunos de ellos llegaron hasta los 7 kilogramos de peso.

La presencia de algas en suspensión hace algunas semanas había complicado sobremanera la pesca del lenguado en la boca de Mar Chiquita. Pero los pescadores sabían que los “chatos” estaba ahí, dado que cuando el pasto mermaba, el pique arrancaba prácticamente al instante. Simplemente había que tener paciencia para que mejoren las condiciones. Y eso, finalmente, sucedió durante el primer fin de semana del año.

El agua de la albúfera se mostró este domingo con un color ideal: entremezclada, de un tono verdoso, sin estar turbia pero tampoco transparente. La mayoría de los piques se dieron en la zona de enfrente, es decir en playas de CELPA, no sólo en la boca sino también varios metros laguna adentro. Y como es habitual en esta pesca, la marea jugó un papel preponderante.

Es que los primeros lenguados salieron a la mañana temprano cuando todavía salía agua hacia el mar. Ya con la máxima el agua dejó de correr y el pique se volvió nulo. Sin embargo, pasado el mediodía, con la bajante, se armó la famosa corredera que permitió una actividad asombrosa. La mayoría de los pescadores utilizaron aparejos tradicionales con lances al veril, lo que les permitió alzarse con trofeos de medianos a grandes. Apenas 3 o 4 ejemplares fueron devueltos porque no daban la talla.

El resto, pescados de 2, 3 y 4 kilos como registro medio, aunque varios de ellos llegaron a los 4, 5 e incluso 6 kilos. El color del agua, el viento de espalda, la poca presencia de algas en suspensión y la bajante del mar le dieron el marco perfecto y el contexto ideal a una de las jornadas más rendidoras de los últimos meses, no sólo por la cantidad, sino también por el buen tamaño de los “chatos”.