17/01/2021

La corvina rubia volvió a pisar fuerte en Mar del Plata. Se registraron en los últimos días capturas excelentes a lo largo y ancho de los casi 40 kilómetros de costa, con presencia también de algunas rayas, chuchos, pescadillas, pez palo y brótolas, entre otros. El sector céntrico marcó una clara diferencia y fue -justamente- el lugar de mayor afluencia de pescadores. El pico máximo de pique se dio el fin de semana, donde el clima y el mar conjugaron una combinación perfecta para ofrecernos, lo que es hasta ahora, la mejor pesca de este olvidable 2020.

La postal fue típica de un pleno verano marplatense pre pandemia. La costa atestada de fanáticos caña en mano buscando la preciada captura, en el contexto de un mar pintado, una leve brisa del sector norte y un sol que se mostró radiante durante todos los días. Las cañas muy activas, los pescadores combatiendo con los peces y la posterior foto mostrando orgullosos los trofeos. Por unas horas, todos se olvidaron de la cuarentena, del maldito COVID-19, pero no del protocolo: salvo raras excepciones, el barbijo y la distancia social fueron respetados a rajatabla.

Lo más destacable de las últimas jornadas radicó en lo furioso y permanente del pique. La corvina arrimó y automáticamente comenzó la acción. En la mayoría de los casos rindió el langostino combinado con alguna carnada blanca. El tradicional “sanguchito” con anchoa también funcionó. El momento ideal fue con la llegada de marea alta, aunque las dos horas previas y las dos posteriores también fueron fructuosas. En el medio, en aquellos sectores donde el agua estaba un poco más clara, también apareció algún que otro pez elefante.

Ameghino (ahora llamado Los Molinos) fue el lugar que más rindió. Muy cerca, Punta Iglesia dio que hablar. Sin embargo, en escolleras del norte como Camet, Luna Azul. Sun Rider o Cardiel también fue bueno el pique. Punta Piedras tuvo su buen momento y en la Escollera Norte varios pescadores lograron capturas (con alguna burriqueta incluida). En sectores puntuales aparecieron los chuchos y algunas rayas, sobre todo cuando el mar se enturbió. Es importante remarcar que la pesca se dio mejor cuando la temperatura estuvo en ascenso y el mar más quieto. Y aunque la situación cambió en las últimas horas y la intensidad bajó, las especies mencionadas siguieron mostrando su excelente presente.