23 de julio de 2021
pesca-lenguado-marchiquita

EXPECTATIVA POR LA REAPARICIÓN DEL LENGUADO EN MAR CHIQUITA

Tras largas semanas de actividad prácticamente nula, los “chatos” hicieron una discreta aparición en el comienzo de esta semana, algunos de ellos de interesante porte. Dos amigos y corresponsales, Adrián Spagnoli y Damián Borda, obtuvieron buenos resultados, aunque debieron navegar mucho y relevar un extenso tramo de la laguna. Incluso bajaron de la embarcación y pescaron también en la boca.

Durante la mañana la acción se centró en la zona de la boca de la albúfera de Mar Chiquita. La bajante en el mar permitía una buena corredera de agua y con la primera parte del cambio de marea se concentraron muchos pescadores, no sólo desde la costa sino también de embarcado. Vadeando desde la playa, nuestros amigos obtuvieron tres lenguados, uno de ellos de 3 kilos aproximadamente, y después dos ejemplares un poco más chicos.

Luego de completada la marea, volvieron al bote y rumbearon laguna arriba, donde fueron obteniendo lenguados de porte discreto tanto en la modalidad spinning anclado como con trolling, todos en diferentes puntos: el Paso Gómez, pasando el puente de CELPA, Punta Pejerrey y Punta Ondina. El único sector donde no obtuvieron respuesta fue en la franja de agua que va desde el Recreo San Gabriel hasta la segunda goma: allí los chatos brillaron por su ausencia.

En cuanto a las condiciones, la laguna presenta un buen nivel que permite navegar bien la zona y agua bastante clara. Por el momento no se registra la presencia de las algas que tanto complicaron la pesca semanas anteriores. Para esta pesca se utilizaron aparejos tradiciones de una o dos brazoladas, y la carnada fue pejerrey entero, aunque también utilizaron filet en tiritas. Un total de siete lenguados fue la cosecha final.

Las condiciones parecen estar dadas y este es un muy buen comienzo, si se tiene en cuenta que de aquí en adelante, por un lapso de dos meses año calendario, se espera una fuerte acción del lenguado, como previa al estado de letargo en el que entran en época invernal o de baja temperatura. Y Mar Chiquita recibirá una buena afluencia de fanáticos de la especie que buscarán dar con los buenos chatos de abril y mayo.