23 de julio de 2021
pejerrey_rocasnegras

PEJERREY DE FLOTE: ESE PARAÍSO LLAMADO ROCAS NEGRAS

También conocido como “La Virgencita”, el sector ubicado en el extremo austral de Mar del Sur (Partido de General Alvarado) forma una bahía cuya geografía permite hacer una increíble pesca de pejerrey. Su fondo rocoso obliga a hacer intentos -exclusivamente- con aparejos de flote. Las últimas semanas estuvimos relevando la zona y hay mucha actividad de escardones, con buena cantidad de capturas cuyo porte varía de acuerdo a cada jornada en particular. Cuando el clima y el estado del mar lo permiten, es una de las opciones más rendidoras para los amantes de esta modalidad.

Mar del Sur (localidad inmediatamente adyacente a Miramar) posee en una gran tradición de pesca de pejerrey, con el sector de El Remanso como su principal bandera. Cuando la temperatura comienza a descender y la llegada de la especie es un hecho consumado, sus playas muestran una concurrencia masiva de pescadores lugareños y de otros puntos de la provincia. Y los marplatenses fanáticos, en busca de aguas más sureñas y más frías, también son de la partida, la mayoría de las veces en búsqueda de ejemplares de un porte mayor.

Sobre el extremo sur de la ciudad, paralelo a la sede de retiro espiritual del Opus Dei, se encuentra Rocas Negras, conocido también como La Virgencita: un sector de poca playa de arena, que forma una bahía de acantilados bajos y que recibe ese nombre debido al color marrón oscuro/negro de sus piedras. Para poder pescar ahí, el clima juega un papel fundamental. Es que el mar tiene que estar “pintado” y el viento, de espalda (noroeste). Cuando aplicaciones como Windgurú o Windy marcan una altura de ola y período de oleaje por debajo de 7 u 8, y los 3 o 4 días anteriores muestran una previa con el viento mencionado, es momento de apuntar los cañones.

Si se conjugan esos factores, la pesca está asegurada. Nunca falla. Es que se trata de un mar encerrado entre dos salientes rocosas, donde se forma un verdadero pozón en el que la correntada es mínima. Además la profundidad cae en forma abrupta a sólo un par de metros de la orilla, lo que lo convierte en un pesquero único y sin igual en nuestras costas. Un escenario ideal para intentar la pesca de pejerrey con aparejos de flote, lo que permite afinar el equipo y -por ende- explotar al máximo el disfrute de la pesca deportiva.

Los lugareños apuntan casi en su totalidad al aparejo tradicional de tres boyas yo-yo separadas a unos 80 centímetros, que permite regular el largo de las brazoladas, con anzuelos que pueden ir desde el número 3 hasta el 5, de acuerdo a lo que esté saliendo. Puntero común o con cebador y al agua. El peso del impulsor dependerá de la distancia donde esté el pez. Y es por eso que, aunque la primera opción es un equipo clásico de pejerrey liviano como el que se utilizaría en cualquier escollera, no hay que perder de vista la posibilidad de tener a mano algo un poco más pesado, para lograr un lance más largo.

Otros aparejos también marcan diferencia. Con mar planchado el chiripá bombacha funciona muy bien. Se trata de un aparejo de 4 brazoladas de 50 o 60 centímetros que en su extremo final posee una boya chupetona que mira al revés y que marca el pique. Incluso algunos inician en esa misma línea con un pilotín, una boya esférica de 10 mm o una aceituna más grande. Lastrar con una munición las brazoladas 2 y 3 permite formar una V corta y también es una posibilidad. Y cuando la deriva es grande y la superficie del mar está más movida, simplemente sacamos las boyas, dejamos el pilotín y directamente ponemos el puntero. Varias opciones dentro de una misma base que pueden marcar la diferencia.

Como es habitual el camarón preparado es la carnada predilecta, a veces acompañado con tiritas de magrú o lisa (no es determinante). Es importante mencionar que, a diferencia de otros sectores, Rocas Negras permite acceder con vehículos de tracción simple: aunque la tracción doble es vital para pasar el sector del alambrado que delimita el Opus Dei, se pueden dejar unos metros antes y caminar realmente muy poco a la zona de pesca. Desde la propia virgencita hacia el sur, es toda una zona excelente de pesca que todos los fanáticos del pejerrey de flote deberían conocer para disfrutar de jornadas que serán inolvidables, como las que vivimos las últimas semanas. Las imágenes así lo demuestran.